El cuerpo humano es un organismo que ha sufrido cambios durante miles de años para adaptarnos a la exigencia física que requería nuestro entorno.

Sin embargo, durante las últimas décadas la vida rutinaria ha cambiado enormemente. En la actualidad la mayoría de la actividad las realizamos sentados e inmóviles, principalmente.

En contra de lo que la mayoría de las personas creen, resulta más dañino para el organismo la falta de movimiento que el exceso porque nuestro cuerpo está diseñado para la vida activa. Nuestra musculatura debe de cumplir dos funciones principales: proporcionar fuerza y elasticidad. Ante la falta de movimiento la elasticidad disminuye y sufrimos una rigidez que, a la larga, provoca dolencias; por eso la realización de actividad física resulta tan conveniente.

El simple hecho de caminar durante media hora ininterrumpida a diario ha mostrado grandes beneficios en personas de edad avanzada y el baile resulta increíblemente eficaz contra las dolencias de espalda, cadera y rodilla. Por eso animamos a los pacientes -ante su sorpresa- a visitar las verbenas veraniegas; se trata de una terapia muy satisfactoria.

Una opción muy interesante como rutina es la realización de Pilates;  un ejercicio activo, didáctico y dirigido con mínimas contraindicaciones y múltiples beneficios, y que puede ser realizado de forma adaptada en todos los grupos de edad. Este ejercicio se basa en la corrección en el uso de la musculatura abdominal y de espalda, a partir de los cuales puede reeducarse la postura del paciente. Secundariamente también se mejora el tono muscular y elasticidad global.

Gracias a la rutina de Pilates los usuarios mejoran su control postural previniendo dolencias relacionadas con la postura en edades avanzadas, molestias de origen laboral o causadas por el sedentarismo, o sencillamente controlar el avance de una lesión de espalda ya instaurada. Nos atreveríamos a decir que no hay colectivo que no pueda beneficiarse de su correcto uso.

Finalmente, desde nuestra clínica, Fisioterapeuta del Mayor os aconsejamos a todos y a todas, independiente de vuestra condición física la realización de ejercicio controlado y asistido por profesionales. Y si vuestra elección es el Pilates con fines terapéuticos… PODEMOS AYUDAROS.