EL SUELO PÉLVICO Y LA FISOTERAPIA, ¿EXISTE RELACIÓN?