29 de Octubre, día mundial del Ictus, esta enfermedad supone la segunda causa de muerte en España (la primera en mujeres) y la primera causa de discapacidad adquirida en el adulto, según la Sociedad Española de Neurología.

Cada vez es más común escuchar que algún conocido ha sufrido un ictus, pero, ¿qué es exactamente un Ictus? Es un accidente cerebrovascular que provoca que la sangre no llegue a parte de nuestro cerebro, debido o bien a la rotura de un vaso sanguíneo o como consecuencia de una obstrucción de una arteria. Las secuelas pueden variar según la gravedad y el área del cerebro afectada.

¿Cuándo debo comenzar a hacer fisioterapia?

La fisioterapia tras un ictus puede y debe iniciarse lo más rápidamente posible durante el ingreso hospitalario una vez que el paciente esté médicamente estable.

¿Por qué es importante comenzar el tratamiento rehabilitador de manera precoz?

Los profesionales especializados en el ámbito de la neurología trabajamos bajo el concepto de Neuroplasticidad, que es la capacidad del sistema nervioso (el cerebro) de modificar su funcionamiento y reorganizarse tras una lesión cerebral mediante la experiencia y el aprendizaje.

Tras sufrir un Ictus los mecanismos de plasticidad neural nos ayudarán a corto y largo plazo. Por ello es importante comenzar con fisioterapia de forma precoz y durante el mayor tiempo posible para aprovecharnos al máximo de esta capacidad del cerebro que, si bien es cierto disminuye con el paso de los años, no se agota.

Siempre trabajaremos acorde al estado en el que se encuentre nuestro paciente según la gravedad del ictus, planificando nuestros objetivos terapéuticos y teniendo como meta final alcanzar la máxima capacidad funcional posible buscando una mayor independencia, autonomía en las actividades básicas de la vida diaria y una reintegración a la vida familiar, social y laboral.