La Heminegligencia es la dificultad para orientarse, actuar o responder a estímulos o acciones que ocurren del lado contrario a una lesión encefálica. También puede ocurrir que el paciente no reconozca como propia esa parte del cuerpo. Esta alteración va emparejada habitualmente de problemas motores derivados del accidente cerebrovascular.

Lo más común es que esta secuela se produzca cuando se daña el lóbulo parietal derecho, ya que esta parte del cerebro es la encargada de mantener el esquema corporal y la percepción espacial. Atendiendo a los síntomas que presenta el paciente se pueden clasificar las heminegligencias en cuatro grupos:

  • Negligencia sensorial: El paciente presenta un déficit en la percepción de los estímulos procedentes del lado afectado.
  • Negligencia motora: El paciente es capaz de percibir el estímulo pero no puede responder a él.
  • Negligencia afectiva: El paciente niega o no tiene consciencia de la hemiparesia contralateral.
  • Negligencia representacional: El paciente omite en las representaciones mentales.

Aunque la mayor parte de los pacientes se recuperan espontáneamente de esta secuela en la fase aguda, esta puede cronificarse, lo que dificultaría su rehabilitación. La recuperación de esta alteración va a mejorar en gran medida la funcionalidad del paciente.

La fisioterapia va a tener un papel importante en la recuperación de la funcionalidad tanto en una fase aguda, como en una crónica. El objetivo del tratamiento consistirá en concienciar al paciente de la afectación del hemicuerpo, con el fin de conseguir la máxima recuperación de las funciones. Esto se va a realizar mediante la estimulación sensitiva, tanto propioceptiva como exteroceptiva, y la realización de actividades funcionales, buscando la integración del lado afectado en el esquema corporal. Los problemas motores derivados de la lesión encefálica van a suponer un problema a la hora de conseguir este objetivo, por lo que el tratamiento también se enfocara a normalizar el tono de los músculos y conseguir la movilidad adecuada de las articulaciones.

Existen diversas técnicas de fisioterapia destinadas a conseguir ese objetivo. Algunas de ellas pueden ser muy útiles, como el método Perfetti, que trabaja las diferentes sensibilidades del cuerpo con el fin de lograr de nuevo un movimiento correcto. Otras, como la imaginería motora y la terapia de espejo, también pueden resultar útiles para el tratamiento.