La Esclerosis Múltiple es una enfermedad crónica del SNC (encéfalo y médula espinal) de carácter auto-inmune, degenerativo y a veces progresiva.  Debido a la destrucción de la baina de mielina, el impulso neural va a estar alterado, afectando a los movimientos y muchas funciones del organismo. La EM afecta principalmente a jóvenes entre 20 y 40 años siendo el porcentaje en las mujeres mayor que en los hombres.

Los factores causantes no son completamente conocidos, pero se sabe que hay una posible relación entre factores genéticos y ambientales que produce una alteración inmunológica de acción inflamatoria que afecta a la substancia blanca del SNC,  acarreando una pérdida de oligodendrocitos y mielina, perjudicando a la conducción de los impulsos nerviosos.

Su evolución es altamente imprevisible, con varias formas de presentación, ya sea de una forma benigna e indolora hasta las rápidamente progresivas e incapacitantes.

Entre las manifestaciones clínicas más frecuentes encontramos:

  • Fatiga
  • Espasticidad
  • Alteraciones genito-urinarias
  • Ataxia y temblor
  • Alteraciones intestinales y sexuales
  • Dolor
  • Alteraciones visuales y respiratorias

La intervención del fisioterapeuta es fundamental para la correción, recuperación o compensación de los límites funcionales o incapacitantes identificados. Para ello, las técnicas de facilitación neuromuscular propioceptivas, ejercicios de Frenkel, fortalecimiento muscular concéntrico y excéntrico, ejercicios de equilibrio y coordinación, fisioterapia respiratoria,  reeducación de la marcha,  asesoramiento sobre ayudas técnicas si es que se precisan, pautas sobre ejercicio físico aeróbico controlado y supervisado integrándolas en las actividades de la vida diaria, y motivación,  ayudarán  muy y mucho al paciente a aumentar su calidad de vida.