En los últimos años, el número de personas mayores de 60 años está creciendo de forma más rápida que cualquier otro grupo de edad, lo que se debe principalmente a un aumento de la esperanza de vida y a una reducción de la natalidad. Por esta razón, con el fin de mejorar la salud y la calidad de vida de la población, se hace necesaria la búsqueda de herramientas que ayuden a hacerlo, entre las que se encuentra la fisioterapia.

Pero en este colectivo ¿cuándo debe aplicarse la fisioterapia de forma individual y cuándo de forma grupal?

Esta última es una gran opción en aquellos casos en los que en el centro de mayores se encuentren grupos homogéneos (tanto en cuanto a características físicas como cognitivas) de usuarios con los que llevar a cabo el tratamiento. Para desarrollar actividades colectivas, la capacidad de comprensión y atención se hace un requisito fundamental. Otra de las características que deben cumplir todos los participantes en una misma actividad es presentar una serie de necesidades y objetivos comunes que alcanzar con el tratamiento. Los ejercicios que pueden realizarse de forma activa por parte del paciente son la opción ideal y en muchas ocasiones necesaria para que una actividad se desarrolle de forma colectiva. El hecho de verse los unos a los otros cómo realizan la actividad resulta un incentivo muy positivo para su participación. Por otra parte, la fisioterapia colectiva promueve la integración y socialización entre los usuarios del centro. Algunas de las intervenciones que se llevan a cabo con mayores de forma grupal son:

  • Gerontogimnasia, enfocada al mantenimiento y mejora de rangos articulares y fuerza muscular.
  • Taller de actividades enfocadas principalmente a la mejora del equilibrio tanto estático como dinámico.
  • Taller de entrenamiento de la marcha.
  • Taller de baile.
  • Taller de relajación.

Por su parte, la fisioterapia individual es acertada en aquellos casos en los que los usuarios presentan unos objetivos más específicos o en los que la intervención sea en gran medida llevada a cabo de forma pasiva para el paciente. Por otra parte, este tipo de intervención es útil en aquellos casos en los que los usuarios no colaboren o presenten cierto deterioro cognitivo que les impida seguir una sesión de fisioterapia grupal.

Tanto en la intervención de fisioterapia grupal o individual, el fisioterapeuta responsable debe asegurarse de que todo paciente se encuentra en condiciones de salud idóneas para llevar a cabo la actividad.

En todo caso, como fisioterapeutas, nuestro objetivo principal es la prevención de aparición o progresión de patologías y la promoción de la salud en el adulto mayor, con el fin de mejorar su calidad de vida.